Clinica Veterinaria Mares


-???-

SCOTTISH TERRIER



Origen: Escocia
Aptitudes particulares: Perro de compañía
y de caza
Esperanza de vida:12 años
Talla del macho:25 - 28 cm. aprox.
Peso del macho: 8,5-11 kg aprox.
Talla de la hembra: 25 - 28 cm. aprox.
Peso de la hembra: 7,5-9,5 kg aprox.
Standard FCI: Grupo 3 - Sección 2



Origen e historia de la raza

Los orígenes del Scottish Terrier no están del todo demostrados. Lo que sí se sabe es que hace varios siglos en Western Highlands existía una raza de pequeños Terriers de pelo duro, adiestrados principalmente para el trabajo. En esos tiempos, Escocia era aún un país salvaje y poco accesible a los viajeros. En consecuencia, los Terries utilizados para el trabajo podían tener tipos muy diferentes según las localidades y la personalidad del ganadero.

La primera exposición canina en la que encontramos un ejemplar de estas características es en el año 1859. Pero no será hasta algo más de una veintena de años después que se creará la clase "Scotch Terrier de pelo duro". Más o menos en la misma época fue redactado el primer estándar, que data de 1879. En él las características principales de la raza son las mismas que actualmente. En 1883, se funda el "Scottish Terrier Club" de Gran Bretaña, seguido en 1888 por el "Scottish Terrier Club" de Escocia.

Los Scotties son “perros cavadores”, característica principal también de los otros Terriers. De hecho el nombre de Terrier deriva de la misma raíz que “terre”: Tierra. Los Scotties fueron criados originalmente para buscar tejones en las montañas de Escocia.


Temperamento y carácter

El Scottish Terrier posee un aire distante, de poco interesado, que hace que muchos no se interesen por esta raza. Y si a eso se le añade el poco esfuerzo que hace el perro para seducir y caer bien a los extranjeros (ya que le interesan poco todos los que no sean sus dueños) pues… Pero en realidad el perro es todo lo contrario: son canes muy alegres, festivos, capaces de hacer reir con sus gestos y movimientos y con una personalidad fuerte. Son canes sorprendentemente maduros, aún en edades tempranas.

No es un perro que haga muchas "tonterías", pero no es para nada un perro soso: disfruta de la compañía de sus más allegados y se lo pasa bien jugando con los niños. Podríamos considerarlo testarudo pero, en realidad, obedece cuando toca. No es un perro totalmente sumiso, pero conoce perfectamente los límites que no hay que sobrepasar. Para hacerlo obedecer, podemos usar sus debilidades, en particular su glotonería. Por cierto, mucha atención con ella, ya que es un perro con tendencia a engordar. Hay que cuidar su alimentación, porque no es un perro demasiado deportista. Se fatiga con facilidad.


Características físicas

Una de las principales características del Scottish Terrier es su aspecto, muy particular, que lo hace parecerse a un viejo coronel inglés. Es una raza de un tamaño pequeño, pero son canes fuertes y resistentes. Esta raza posee un cuerpo bastante musculoso, lo que los convierte en perros extremadamente pesados para el pequeño tamaño que tienen.

Otro de sus rasgos más característicos es la gran longitud de su hocico, comparándolo con el tamaño de su rostro. Este rasgo le confiere una mandíbula poderosa. Su cabeza también es larga, aunque ésta, al contrario que pasa con su hocico, si es proporcional al tamaño del cuerpo. Su trufa es larga y el hocico fuerte y profundo en toda su extensión.

Presenta unos ojos almendrados de tamaño medio y color castaño oscuro, bastante separados entre sí. Éstos denotan agudeza e inteligencia. Sus orejas, también de tamaño medio, poseen una textura fina y son puntiagudas y rectas. Su cola es gruesa en la base y poco a poco se va estrechando hasta llegar a la punta. La lleva vertical o con una ligera curvatura.


-???- | -???-